Esa extraña llamada del gran Cthulhu

Esa extraña llamada del gran Cthulhu hecha por una fea humanidad que desde siempre vivió expectante de esa única e irrepetible alineación de planetas y galaxias de todo el Cosmos. Una espera para reanudar el culto ciego a Cthulhu, monstruo mítico venerado por extraterrestres antiquísimos e ignotos, desde fecha incierta e inabordable…

Tal es el escabroso tema de la breve novela o cuento largo del autor estadounidense H. P. Lovecraft, nacido en 1890 y fallecido en 1937. Algunas escenas pueden ubicar al relato en el género policíaco, sabiéndose las búsquedas hechas por el narrador de la historia, Francis Thurston y por uno de los personajes, el inspector de policía John Legrasse, a raíz de la desaparición y muerte en raras circunstancias, de un grupo de personas pertenecientes a un extraño culto oscuro y aterrador.

Algunos de estos fanáticos sobrevivieron y fueron arrestados para las indagaciones. Pero habían perdido la razón o repetían una extraña historia acerca de un tal Cthulhu.

Sobre narrativa de terror pueden consultar: https://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_de_terror

Esa extraña estatuilla que ni los expertos…

Aunque breve, la abigarrada historia sigue la búsqueda del significado de una horrenda y extraña estatuilla, desconocida en absoluto por arqueólogos o anticuarios en todo el mundo, y hallada por Thurston en la casa de su tío, un profesor de lingüística en una famosa universidad. Mucho antes, la figura había sido hallada en un barco, el Alert, por marineros sobrevivientes de otro barco, el Emma, que había sido atacados por el primero. Los marineros, excepto su capitán, Gustav Johansen, murieron sin causa conocida. Y la estatuilla fue llevada por éste a Noruega, donde residía…

Lo que llamó la atención de Salkedus es que en el relato la humanidad había enloquecido en un desenfreno de libertad abierta e insaciable, en pos del rito de un monstruo similar al representado por la estatuilla, gelatinoso y verde, con forma a ratos de pulpo, a ratos de grotesco elefante; o semihumana, a juzgar por sus extremidades. El desenfreno y la molicie de la humanidad “final” del relato tiene que ver con la desaparición de toda moralidad y de toda medida para relacionarse las personas.

Hay fragmentos al respecto, elocuentes evidentemente:

“…para ese entonces la humanidad se habrá convertido en algo parecido a los Grandes Antiguos: algo libre y salvaje y más allá del bien y del mal, con las leyes y morales puestas a un lado y todos los hombres gritando y matándose y regodeándose de alegría con ello…”

Caminos sinuosos

Salkedus no pudo evitar detener su examen del extraño relato sin pensar en los caminos sinuosos por los cuales anda ahora la humanidad; los caminos del llamado ‘progresismo’, una organización irrealizable de las sociedades, por no decir utópica, llevándose por delante los necesarios y siempre existentes controles en cualquier civilización o época, de la moral, de la educación o de la crianza de los sujetos. Todo en defensa de libertades individuales ilimitadas o casi ilimitadas…

“Entonces, los antiguos liberados les enseñarán (a los humanos de la actualidad) nuevas maneras de gritar y de matar…” Decimos ahora, ¿las nuevas formas de tal grito serán el monótono reguetón, puesto o vendido como música? ¿Será eso a lo que se refirió Lovecraft en su escabroso cuento? O como continúa diciendo, “nuevas maneras y de regodearse y de disfrutar”, ¿es decir, el conocido ‘perreo’ entre los jóvenes; el sexo explícito y público? ¿O las niñas madres, algunas y no pocas, entre drogas en las escuelas?

Holocausto

El escenario de la novela La llamada de Cthulhu no es tan explícito. Las interpretaciones todas están por venir. La de nosotros es una mera reflexión venida con la lectura. Pero, ¿tendrá la nueva humanidad como escenario, el sexo heterogéneo de opciones libres: ella con él; ella con ella, él con todos; él con él; él con su perra (acepción original); ella y su caballo? Aunque la zoofilia no es nueva en nada.

Además, ya hace tiempo existen, otro ejemplo, los tales ‘amigos con derecho’. Todo un desenfreno por mediación de una moral plana, laxa, lenitiva y a discreción. Agreguemos desviaciones y delitos antes no tan frecuentes, como el suicidio de adolescentes, de niños, incluso. O la frecuencia de la violencia – sexual o no – entre parejas, ya banalizada casi…

Otro interesante ensayo de Salkedus está en: https://salkedus.com/la-era-biden-el-balance-de-poderes-y-la-geopolitica-mundial/

“…y toda la Tierra arderá en un holocausto de éxtasis y libertad.” Y atención finalmente, holocausto significa etimológicamente, quemarlo todo. Es decir, resetear el mundo y volver a empezar… Esa extraña llamada del gran Cthulhu. ¿Será así? ¿Podemos especular, Ucrania? Un ensayo es, al fin y al cabo, un ejercicio intelectual abierto…

Las citas fueron tomadas de H. P. Lovecraft: La llamada de Cthulhu. Edición impresa de Planeta Colombiana, 2019. P. 66

Deja un comentario